lunes, 24 de marzo de 2014

Bahía Blanca 2013 : Lejos de la Ciudad Inclusiva


Hoy Latinoamérica en general y la Argentina en particular, presenta un cambio de rumbo hacia la reconfiguración de un nuevo paradigma que posiciona el concepto de Inclusión Social, como eje de las Políticas Públicas, integrando el concepto de sostenibilidad y desarrollo en una redefinición de la equidad como marco de la gestión de gobierno. En este marco la integración de aspectos estructurantes como territorio/energía/recursos forman el sustento de la nueva política que articula sostenibilidad con Inclusión. [1] 

La problemática de las ciudades latinoamericanas integra varios aspectos que configuran su caracterización actual convirtiéndose en los últimos años en temas gruesos recurrentes : la dificultad de varios sectores al acceso a la tierra,  la vivienda pública en escala no siempre apropiada y localizada en cualquier sitio, las interfases rural-urbano ,la especulación del suelo, y el desarrollo inmobiliario, los temas de desinversión pública en transporte, los impactos ambientales de la pobreza urbana. Todos estos aspectos confluyen a una síntesis, que configura desde lo espacio-territorial a lo cultural, la ciudad  fragmentada, como el estigma del siglo XXI en estas latitudes.

La definición de la “desigualdad “como el problema más acuciante a abordar para el continente latinoamericano, ha redefinido los enfoques de las distintas agendas de la gestión pública del continente, desplazando del eje a la pobreza urbana, integrándola en un posicionamiento más complejo. Latinoamérica es el continente de mayor desigualdad del planeta [2]y la ciudad fragmentada no es más que la materialización territorial de esta cualidad, verificable en todas las escalas urbanas, pero con mayor complejidad en ciudades intermedias y en grandes ciudades.

La ciudad de Bahía Blanca , no es ajena a este contexto. Siendo la décima ciudad del País, su condición de ciudad intermedia en particular consolidada por los bajos índices de crecimiento poblacional de las últimas dos décadas, no escapa al proceso iniciado en la década de los 90, de fragmentación urbana, consolidando bolsones de pobreza y dispersando las inversiones de los sectores más pudientes a lo largo de un territorio extenso y despoblado, donde la fragmentación socio-territorial divide la ciudad en dos hemisferios muy claros, tensionando el centro fundacional de la ciudad pampeana original, cada vez más vulnerable al abandono del mercado y al deterioro de su estructura urbana.Así la gestión de la ciudad, presa de los efectos de las políticas neoliberales siguió curso a la fragmentación espacial  y aumento de las asimetrías sociales.

La “Ciudad Inclusiva“ en tanto escenario ideal que articula la conceptualización que garantiza los derechos de sostenibilidad planteados , define un posicionamiento desde el paradigma de inclusión al diseño de los instrumentos de transformación que impliquen un “camino posible a…“. Esta mirada urbana, que reúne la reivindicación de derechos al territorio, que vincula sosteniblemente sociedad y medioambiente es un concepto todavía más complejo e intrincado estructuralmente en el continente y de mayor dificultad de visualización como motor fundamental de las políticas públicas, y de fuerte objeto en la Agenda de los Estados[3].

En un marco de altos niveles de recuperación del país, con las estadísticas de mejora de todos los índices de calidad de Vida que la Presidenta Cristina Fernandez de Kichner comunicó a la población en el Discurso Inaugural del Período legislativo 2013[4] en el Congreso de la Nación, la actualidad de la Ciudad de Bahía Blanca parece una isla perdida de la realidad argentina. Luego de más de dos décadas de estancamiento de su economía producida por el amesetamiento tanto de los factores de generación de empleo, sustentados en la actividad comercial y educativa como Centro de Servicios de la Región Sur de la prov. de Buenos Aires y Norte de la Patagonia, como de los efectos de terciarización de servicios del Polo Petroquímico, la ciudad no ha generado ni propiciado el aumento de su capacidad productiva. La bajísima tasa de crecimiento poblacional intercensal 0,5% demuestra ser significativamente  3 veces menor de la Tasa media de crecimiento poblacional del país que se ubicó en el 1,5% , mostrando la baja oferta de oportunidades de la ciudad como centro de captación de movimientos migratorios.

Estas tendencias explican de alguna manera la preocupante pauperización de la Ciudad que ostentó uno de los índices de mayor deterioro hacia el aumento de la Pobreza, posicionándose como una de las Ciudades de mayor porcentaje y de mayor crecimiento de la Pobreza, tanto en relación a la comparación con otras ciudades como a la Región Patagónica a la que pertenece.
“El análisis desagregado por aglomerados urbanos muestra que la región con menor nivel de pobreza fue la patagónica, con el 3,8 por ciento, seguida por el Gran Buenos Aires, con el 5,8. En particular, la ciudad de Río Gallegos mostró un nivel de pobreza de sólo 1,1 por ciento. En el otro extremo se ubicó la región nordeste, con el 12,3 por ciento, cuyo máximo se registró en la ciudad de Resistencia, con el 14,2.”[5]

Sin embargo este nivel de análisis no se refleja en las preocupaciones de los sectores políticos y ni en aquellos que tienen a su cargo la difusión de la información y comunicación de la Ciudad. En particular, el diario local, La Nueva Provincia, refleja constantemente en sus páginas las condiciones de inseguridad sin vincular ni atribuir responsabilidades al alto nivel de segregación y pauperización que sufre la población. Con el título “la Inseguridad golpea nuestra Puerta” el suplemento del diario local incide en informar la cantidad de robos diarios y sus posibles motivos , en conjunto con el Comisario local y con las empresas de alarmas[6].  La inseguridad es una consecuencia directa de la exclusión social[7] y se percibe en la Ciudad  un alto nivel de complicidad de los sectores de mayor concentración de la riqueza, a no asumir este vínculo y no comunicarlo democráticamente.

Los sucesos que mostraron la ocupación de viviendas del Plan Federal aún no concluidas por vecinos con necesidades de vivienda, resultan indicadores de los niveles de exclusión que denota la realidad local. Bahía Blanca tiene un déficit “declarado” por el Municipio de una 10.000 viviendas, siendo este número coincidente con el número de familias anotadas para recibir los beneficios de la oportunidad de acceder a los programas de Vivienda Social.

Desde la gestión iniciada en 2003 por el Ministerio de Infraestructura de la Nación y el Plan Federal de Viviendas, Bahía Blanca recibe en 2006 un cupo de 4000 viviendas a construirse. Este número representa cuatriplicar la cantidad de viviendas realizadas en las últimas décadas, sin embargo no cubre el déficit habitacional vigente.
Al momento de los sucesos de usurpación citados , ocurridos en Enero del corriente año, solo se entregaron 1700 viviendas y las viviendas usurpadas sumaban la cantidad de 200, muy lejos de las 4000 prometidas en campaña desde el 2006 por la intendencia y más aún del déficit habitacional registrado.

Es importante en este contexto citar las reflexiones del fallo de la jueza María Cristina Nazar,en la toma del Parque Iberoamericano, donde infiere que no existe delito sino una falta de solución política aun conflicto social. Comentario por demás muy fuerte para un sector político que antepone la judicialización del conflicto a sentarse a trabajar con la gente y desde la gente. Tuvieron que “mediar” un conjunto de Iglesias bahienses….[8] Las respuestas estructurales a la inacción del Estado por más de cinco décadas para la vivienda de interés social no puede pensarse sino desde justamente los problemas estructurales que llevaron a esta situación. La falta de política sobre el suelo, y esto comprende también al capital ocioso en las áreas urbanizadas, deja al descubierto la defensa de privilegios a la propiedad privada, que sin dejar de reconocer sus derechos constitucionales, han propiciado una deformación sobre los derechos sociales, en una sociedad que se dice emular y desear la civilidad de los países llamados centrales, pero no “copia” sus mecanismo tributarios de distribución de la riqueza: ¿ignorancia o intereses individuales?




[1] “Equidad implica entender también que el acceso a la energía tiene un rol fundamental en la erradicación de la pobreza. No hay un medioambiente sano mientras haya franjas numerosas de la población global sumidas en la más extrema pobreza. Decía que equidad implica entonces también entender que el acceso a la energía tiene un rol fundamental en la erradicación de la pobreza. Es esencial para la producción la inclusión social y la igualdad de oportunidades.”
[2] http://datos.bancomundial.org/indicador/SI.POV.GINI/countries?display=map
[3] como lo demuestra el eje de debate propuesto en octubre de 2012 en Lima, Perú, para la Tercera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur y Países Árabes bajo el lema “Una cultura de paz, inclusión y desarrollo"
[4] “La cantidad de trabajadores que hoy tienen un trabajo registrado, legal con protección social es la más alta de los últimos 38 años y es un 92% superior respecto de las personas que estaban en esa condición antes de la implementación de este patrón y de esta matriz productiva de crecimiento con inclusión social, que creo además es la señal o la clave: crecimiento con inclusión social. Habíamos crecido en algunas otras épocas, los números de la economía así lo testificaban, pero lo habíamos hecho con gran exclusión social, por lo cual a mi criterio por lo menos, como militante política, no era un crecimiento que realmente pudiera exhibirse como tal. Porque la economía con la gente afuera solamente favorece a unos pocos, la economía con millones adentro recuperando trabajo, dignidad y derechos marca también un rumbo diferente.
Sólo en la industria, el comercio y los servicios se crearon casi 200.000 nuevas empresas, un 64% más de las que había al comienzo de este gobierno. Hemos alcanzado un promedio récord de trabajo de casi 500.000 puestos por año, casi triplicando la cantidad anual de nuevos ocupados que se generaron desde el inicio de la democracia en el 83. Se logró reducir un 67% a los desocupados, llegamos nuevamente en este último trimestre del año 2012 al 6,9% de desocupación, acercándonos al récord histórico del 2011 que había sido del 6,7; récord histórico también en la etapa”
[7] El problema de la inseguridad, hay que reiterarlo, es un problema social generado durante décadas por la deficiencia en muchos factores, causada por la desinversión, la falta de políticas públicas multiplicadoras de bienestar y hasta por la desidia de quienes tuvieron en sus manos la oportunidad de llevar a cabo estrategias que no solamente mejoraran la calidad de vida, sino sumaran alternativas que permitieran la prevención del delito.”  http://www.eldiariodeguayana.com.ve/opinion/544-inseguridad-consecuencia-de-la-exclusion-.html

domingo, 23 de marzo de 2014

Habitat Inclusivo, el ProCreAr en Bahía y la oportunidad que podemos perder....

No se discute en lo absoluto que el ProCreAr es el Programa de acceso a la vivienda Propia para la clase media argentina más importante de los últimos 50 años y por sus números crecientes el impacto en cantidad de beneficiarios lo posicionará, si esto sigue como la Presidenta lo anunció hasta el 2015, en el más eficiente de la historia de nuestro país, siempre especificando el sector de población al que asiste.

Sin embargo, la matriz de pensamiento que subyace bajo la operatoria  tiene al menos dos posibles interpretaciones, que pueden jugarle como falla estructural, comprometiendo toda la instrumentación del programa.

Un diseño de aplicación basado en los antiguos préstamos del BHN de la primer época peronista, que beneficiaron a sectores de clase media poseedores de suelo, con modelos de vivienda provistos por el Estado, fue una mirada inicial que como sucedió, iba a ser de corto alcance, dados e identificados, dos problemas estructurales que diferencian el contexto urbano actual del otrora tiempo peronista. El primero es el empobrecimiento de la clase media con respecto al acceso al suelo y a la compra de terrenos como resguardo de capital, costumbre argentina si las hay, que era frecuente. El otro problema, a diferencia del '45, es la gran dispersión urbana caracterizada además por la segregación social que modela la ciudad argentina de hoy, segregación que fomenta y alimenta el gusto de las clases sociales medias altas de vivir en los countries o barrios parques, alejados de la "condición urbana" vista como degradada (muy real en la mayoría de los casos por cierto) , y al mejor estilo americano...pero sin las autopistas, sin los servicios y equipamientos y con altísimos costes de mantenimiento al erario público en transporte, recolección de residuos y ociosidad de sectores infraestructurados de baja densidad que quedan abandonados de inversión privada que los sostenga.

La segunda posible interpretación que subyace bajo la operatoria es aún más compleja en sus efectos pero no menos nociva para el éxito del Programa en la concreción de sus objetivos, y es sin duda más nefasta desde la mirada antropológica que caracteriza esta época neoliberal latinoamericana. El cruce de esta ideología por todos los estratos sociales de la "Era del vacío" , como llama Lipovepsky al post-modernismo, produjo cambios des-estructantes en el tejido social, quizás demasiado recientes para evaluar sus efectos positivos y negativos. Sin embargo podemos verificar al menos en nuestro país, que trajo consecuencias sociales profundas a las formas de organización comunitaria existentes, transformando los valores modernos de solidaridad, fraternidad y libertad en el marco del "para todos", donde pasaron a la historia los modos de organización comunitaria construídos por generaciones, desde los más básicos como sociedades de fomento y comisiones directivas de clubes a los más politizados como sindicatos y ONGs. Un claro ejemplo de este cambio lo retrató impecablemente el film "Luna de Avellaneda". del Director Juan José Campanella. Así los individuos se transformaron en los únicos protagonistas de la escena, con una exacerbación del yo por sobre el nosotros, comportamiento que bien supieron utilizar aquellos que la consecuente desmovilización social les permitió concentrar la riqueza en forma inédita, casi retrotrayéndo al mundo al tiempo medieval.También convino a los sectores conservadores más reaccionarios, los que a partir de prácticas genocidas, aprovecharon la instancia histórica para "desaparecer" a los "diferentes" instalando el pensamiento único de la Dictadura, donde el "cada uno en lo suyo, defendiendo lo nuestro" construyó el nuevo ser argentino, individualista y desconfiado de toda organización grupal, convencido que el futuro de cada quien depende del esfuerzo propio y las propias capacidades......

Por todo esto, no es difícil comprender que la matriz ideológica que subyace en el Programa haya confiado en que la mejor forma de garantizar el acceso a la vivienda ( jamás se planteó el acceso al Hábitat!!! otro de los problemas estructurales del Programa...) de la clase media, era la apuesta a la eficiencia individual de quien se va a organizar para resolver su propia conveniencia....Pero esta mirada que peca de neoliberal, solo demostró la ineficacia que como problema sistémico conlleva no poder abordarse desde las soluciones biográficas, planteo de Z. Bauman en su "Modernidad líquida", otra excelente mirada que nos completa el contexto de nuestro tiempo.

La última oferta del ProCreAr que supone resolver la realidad comentada de la escacés de ofertantes al crédito poseedores de suelo, terminó por poner en crisis toda la operación del programa. Primero por errores propios, ya que cualquier experto en políticas de Suelo sabe, que poner en oferta un valor tope para compra de terreno sin haber cerrado ciertas instrumentaciones en los Municipios, jurisdicción a la que corresponde el control sobre el uso y habilitación de suelo urbano, iba a producir una escalada de precios en el mercado de Suelo, que volvió inaccesible la totalidad del recurso, sea este con las condiciones apropiadas a los servicios de infraestructura o no. Segundo porque dejó totalmente indefensos a los adjudicatarios sorteados  que individualmente carecen de posibilidades de canalizar su demanda ante la concentración del mercado de suelo y sus operadores, no articulándo política de adjudicación de suelo con los Municipios o con entidades intermedias como Sindicatos u ONGs desde Cáritas hasta Madre Tierra ....lo que denota la escasa confianza del gobierno en estas estructuras...no sin razón, pero trasuntando un sistema organizacional neoliberal que tampoco ayuda a lograr el objetivo: un Estado que garantiza el Derecho no solo a la Vivienda, sino a la Ciudad.

En este marco, los vecinos, adjudicatarios x sorteo del ProCreAr , se auto-convocaron y auto-organizaron, comportamiento social que pone Esperanza en la recuperación de algunos valores sociales de la modernidad perdida..., y ejercieron presión ante las autoridades locales para que intercedan en el mercado y así poder acceder al suelo en condiciones de escrituración, prerrogativa del BHN para acceder al crédito. La respuesta del Municipio, merece un artículo especial, dada la inconsistencia y desarticulación de instrumentos de Políticas de Suelo que propuso y aprobó en medio de presiones por derecha e izquierda en el HCD local, pero básicamente no instrumentó ni resolvió el acceso al Suelo para el Programa y menos definió las estrategias de Desarrollo de una ciudad vacía, dispersa y segregada , y sí en cambio habilitó a la Oficina Pública que maneja el planeamiento urbano a disponer de trato directo con poseedores de suelo en la Periferia de la Ciudad, a resolver en forma personalizada... quien se va a beneficiar con la increíble posibilidad de obtener sin costo, el permiso de lotear sin previa obra de infraestructuras...que además pagaría el Estado Nacional desde la operatoria. Recordemos que el valor del suelo en Macizo de la periferia sin servicios , se multiplica al menos x 10 al momento de generar un lote urbano.La pregunta es ¿quién se queda con la increíble diferencia?El lote resultante, ¿tiene garantizado el goce del Derecho a la Ciudad que establece acceder a TODOS los servicios de infraestructura, no solo agua y luz como requiere de mínima la ley de subdivisión vigente, y además todos los equipamientos : escuelas, hospitales, lugares de esparcimiento cubierto y espacios verdes diseñados, transporte público y demás indicadores de calidad de Vida Urbana?

¿Hay Soluciones? por supuesto que hay,  y muchas de las instrumentaciones posibles están nombradas en la ordenanza aprobada , que suntuosamente se denominó de Políticas de Suelo desde el Municipio. Instrumentaciones que estaban a disposición ya, antes de nombrarlas en la ordenanza, vigentes al momento de aprobarse a Ley de Acceso justo al Habitat en la Prov. de Buenos Aires e inclusive desde la Ley 8912 de Uso del Suelo,  desde 1977.  Lo único que se necesita es decisión política y capacidad técnica, pero también,  y no es menor, la capacidad de VER POLITICAMENTE DESDE EL PROYECTO NACIONAL Y POPULAR. Ver cómo , esta increíble suma de dinero que va a aportar el Estado Nacional en Vivienda para la ciudad de Bahia Blanca, que duplica el presupuesto del Municipio, se oriente al mejor Desarrollo Urbano de la Ciudad, asumiendo como Estado Municipal, el rol que le compete en la eficacia de la asignación de los recursos de todos, para que el impacto que produzca, multiplique y reparta los beneficios urbanos, convirtiendo al ProCreAr en la oportunidad histórica de cambiar las tendencias nefastas de segregación, pobreza y violencia que caracterizan nuestras ciudades, apostando a reconvertir a Bahia Blanca en un Habitat Inclusivo .Este es el Desafío, si realmente, queremos "ir por más".

viernes, 29 de noviembre de 2013

Aporte Conceptual Hacia la Instrumentación de una POLITICA DE SUELO desde la MILITANCIA Nacional y Popular de la Agrupación 26 de Julio,al Conflicto sucitado por la implementación del PROCREAR en Bahía Blanca




Bahía Blanca, 29 de Noviembre de 2013

En el Marco de la Problemática planteada por la última operatoria del ProCreAr y la disponibilidad de Terrenos para los beneficiarios, acordes al Valor sugerido y financiado por el Programa es importante establecer que:

·      El efecto que tuvo el solo anuncio de está operatoria, sin mediar ningún tipo de regulación del Estado en forma de Políticas de Suelo, principalmente del Estado Municipal, quien detenta el control y ordenamiento del suelo urbano, dispara a la suba el mercado por expectativa, poniendo en riesgo la operatoria como se ha comprobado ante el reclamo de los miles de vecinos que solicitan alguna solución al Municipio para la obtención de suelo accesible con el monto planteado.
·     En la Argentina en general y en el Municipio de Bahía Blanca en particular , no existen Políticas de Suelo articuladas y en vigencia, que operen el territorio a fin de compensar con fuertes regulaciones estatales la lógica del mercado de suelo, que hace décadas, está en manos de especuladores inmobiliarios y propietarios patrimonialistas, generando la grave consecuencia de la segregación de la Ciudad , expulsando a la periferia sin servicios a los sectores más vulnerables de la sociedad y a la imposibilidad de la clase media de acceder al Derecho a la vivienda propia, siendo además este comportamiento el responsable del despilfarro de recursos públicos en gastos de infraestructura y equipamientos urbanos y servicios de limpieza y transporte al potenciar la extensión del tejido urbano corriendo las fronteras entre la ciudad y el campo y vaciando de renovación  e inversión privada no solo al área central de la Ciudad, sino a las centralidades históricas barriales, desarticulando pertenencia identitaria y degradando la capacidad instalada.
·      Esta condición de adolescencia jurídica en el manejo del suelo tiene su raíz en el abandono del concepto de “función social de la propiedad” incorporado en el plexo de la reforma de la Constitución Nacional de 1949, en los artículos 38, 39 y 40, (luego derogada en el 56), y es el sustento constitucional de la Política de Suelo y que forma parte de todos y cada uno de los países desarrollados del Mundo. Al decir del Presidente para Latinoamérica del prestigioso Instituto Lincoln de Políticas de Suelo, Dr. Martim Smolka, la falta de intervención del Estado en el acceso equitativo al uso del suelo es una de las condiciones de mayor responsabilidad en la consolidación de la pobreza estructural del Continente.

Sin embargo, existen en vigencia, varios recursos jurídicos, quizás sueltos y sin articulación desde la Ley 8912 que regula el Ordenamiento y Uso del Suelo en la Prov. De Buenos Aires desde 1977, y quizás aún sin reglamentar pero en vigencia, como lo es la Ley de Hábitat de promulgación reciente en la Prov. De Buenos Aires, como también el enunciado de instrumentos posibles para incidir en el suelo, aprobados en la Ordenanza del Programa Hábitat local, que juntos le permitirían HOY al Municipio y en carácter de Urgente, diseñar estrategias en el marco de una Política de Suelo, subsanando en el corto plazo la ausencia por omisión política o por desconocimiento técnico que lamentablemente llevó a la crisis actual que desnuda la Operatoria ProCreAr.

En función de aportar al consenso de Instrumentos urgentes que posibiliten la viabilización de la Operatoria ProCreAr , se puede facilitar el acceso al suelo Integrando en una Ordenanza el siguiente desarrollo de acciones sobre el Suelo que definimos como Programa A.SU.JU (acceso al suelo justo):

1-    CREACION DEL BANCO DE TIERRAS PRIVADO DE GESTION PUBLICA
1.1 - DECLARACION DE “ZONA DE NECESARIA CONSTRUCCION” [1]Prevista en la Ley 8912 Art.84, inciso 2 y los artículos 87 y 82 de la misma Ley. Dado que lamentablemente no existe en vigencia ningún Plan de Desarrollo ni de Ordenamiento actualizado que ponga en alerta sobre los procesos nefastos mencionados en la fundamentación sobre segregación urbana, se sugieren elegir los Barrios : Noroeste, Villa Rosas y Las Tres Villas, afectando un área promedio de manzanas acorde a la obtención de un piso de 4000 lotes.
1.2- Establecimiento de 3 categorías de inmuebles que  integran el Programa :
·      Lote Baldío
·      Lote con Construcción unifamiliar al frente y remanente de suelo mayor al 40% de superficie en el CENTRO LIBRE DE MANZANA.
·      Vivienda Vacía, sin medidores de luz o gas o con medidores de servicios sin funcionamiento el último año en curso.
1.3- DECLARACION DE “ZONA DE PROMOCION DEL HABITAT SOCIAL.[2] Elaboración de un PLAN PARCIAL para cada Zona Propuesta (Noroeste, Villa Rosas y Las Tres Villas) con afectación al Recupero en Plusvalor Urbano por cambio de Norma sobre el Suelo, permitiendo captar al Estado el 30% del Suelo habilitado .[3]
1.4- Creación de la Categorización de los Participantes del programa y de los No Adherentes, Beneficios y Condiciones.
1.5- Puesta en vigor del Art. 86 de La Ley 8912/77 del uso del Suelo, con las condicionantes de incremento geométrico aprobado en la Ley de Acceso Justo al Hábitat

2-    DECLARACION DE AREA EXCLUYENTE PROCREAR
     
      2.1. Se Declara Zona no Permitida al Uso de Vivienda Unifamiliar –Bi y Multifamiliar Financiada con Fondos del PROCREAR, a todo el ejido de la Ciudad de Bahía Blanca , salvo las áreas afectadas por los Planes Parciales especificados en el inciso 1.3 ut supra.
       
3-    CREACION DE LAS JUNTAS DE COMPENSACION DE SUELO[4]  y REAJUSTE DE TIERRAS[5] en las áreas de los Planes Parciales Noroeste, Villa Rosas y Las Tres Villas
3.1 Creación del Registro de Propietarios de lotes Baldíos en manzanas de consolidación por debajo del 40% de ocupación. Definidas bajo los art. 90.91 y 92 de La Ley de Hábitat Popular de la Prov. de Buenos Aires.
3.2  Creación de la Figura de Consorcio de Propietarios del Suelo con Intervención del Estado , quien financiará el REPARCELAMIENTO en lotes de menor superficie y amanzanamiento, provisión de Infraestructura , y Titulación de Dominio, permitiendo captar al Estado el 30% del Suelo habilitado.
3.3 Asimilación de la Operatoria ProCreAr a las condiciones de subdivisión del Suelo permitidas en el Plan Federal de Viviendas, Ministerio de Infraestructura de la Nación, evitando la necesidad de aplicar el Régimen de Propiedad Horizontal.


4- AFECTACION AL REGIMEN DE PROPEDAD HORIZONTAL  PROCREAR

4.1 Se define como AREA DE APLICACIÓN EXCLUYENTE,  las áreas de los Planes Parciales Noroeste, Villa Rosas y Las Tres Villas, definidos en el inciso 1.3 ut supra.
4.2 Creación del Registro de propietarios de Inmuebles con Titulación  que puedan ser afectados a hipoteca para subdivisión  en Propiedad Horizontal bajo la Ley 13.512 / Decreto N`2489/63 Art.6to, que permite la rápida Inscripción en el Registro de la Propiedad acelerando el proceso de titulación y escrituración definitiva para la hipoteca requerida.
4.3. Gestionar ante PROCREAR la posibilidad de afectar al Plan Sub-parcelas generadas por medio de Mensura y Subdivisión para someter al Régimen de Propiedad Horizontal por régimen especial al que existía con la existencia de la Disposición Nº195/64 DG que permitía originar parcelas con acceso por pasillo o Art.2.2.8 inciso e del Código de Planeamiento Urbano, para acceder al suelo remanente en Los Centros libres de manzana.
4.4  Generación de sub-parcelas generadas por medio de mensura de Subdivisión para someter al Régimen de Propiedad Horizontal Ley 13.512 , con Plano de Proyecto Aprobado sin Permiso de Construcción a los beneficiarios sorteados y aceptados en el Programa. La aprobación emitida por el Municipio será congruente con los proyectos tipológicos ofrecidos desde el ProCreAr por la operatoria terreno + vivienda.
4.5 Extensión del Permiso de la modificación de los proyectos Procrear para aquellos casos especiales que necesiten adaptarlos bajo las condiciones del Régimen de Propiedad Horizontal los usos residenciales a los efectos de la Aprobación de los proyectos que habiliten Vivienda Multifamiliar .

5- CREACION DEL CONSEJO DEMONITOREO Y CONTROL DE VECINOS DE LOS BARRIOS AFECTADOS AL PROGRAMA[6]
5.1 Conformación en el HCD del Consejo inter-vecinal PROCREAR, con la participación de los beneficiarios del Programa, las Sociedades de Fomento de los Barrios afectados, Las instancias Municipales que defina el Ejecutivo y los representantes del HCD que defina el Cuerpo., en cumplimiento del Art. 35 de la Ley de Promoción del Hábitat de la Prov. de Buenos Aires
5.2. El consejo tendrá por facultad la supervisión de las instancias del ejecutivo que cumplimenten la norma. Las instancias de consenso requeridas con los actores locales y la representación de los integrantes ante terceros entes de gestión estatal.
 
Arq. Rosana Vecchi
Dra. Ana Tablar
Marcos Helbert


[1] Municipio de Coronel Rosales, PROGRAMA MUNICIPAL  DE PROMOCION: PARA LA CONSTRUCCION DE VIVIENDAS Y USO EFICIENTE DEL SUELO URBANO (“PRO.MU.VI”) 2004Que la tierra urbana, bajo un profundo respeto por la propiedad privada,  tiene una función social importante que cumplir, en cuanto a un uso racional de la misma. No concebimos tierra improductiva, ociosa y viviendas derruidas sin habitar, en sectores donde la comunidad en su conjunto,  ha través de su estado municipal, ha hecho el esfuerzo de dotarla de la totalidad de la infraestructura social y de servicios (jardines de infantes, escuelas primarias secundarias, terciarias,  etc. y luz, gas, agua, cloacas, pavimento y desagües pluviales etc.).

[2] Ley de Promoción del Hábitat Popular  Sección 4 – Zonas de Promoción del Hábitat Social  Artículo 23. Objeto
Los planes y normas urbanísticas municipales deberán establecer en forma explícita zonas especiales y reservas de tierras en predios vacantes u ocupados, con la finalidad de asegurar las condiciones legales para la puesta en marcha de procesos de regularización urbana y dominial, resguardar la permanencia de la población residente y/o promover la construcción de viviendas y urbanizaciones sociales planificadas.
Artículo 24. Parámetros aplicables
1. En los predios calificados como Zonas de Promoción del Hábitat Social, los municipios podrán determinar parámetros urbanísticos, normas administrativas, incentivos fiscales y mecanismos de financiamiento específicos a los efectos de facilitar el cumplimiento de las finalidades establecidas en el Artículo anterior.
2. La identificación de terrenos en los planes y normas deberá realizarse en función del déficit urbano habitacional y las proyecciones de crecimiento urbano y poblacional.
[3] Ref. Artículos 29,30,31 y 32 de la Ley de Promoción del Hábitat Popular.

[5] Ley de Promoción del Hábitat Popular
Artículo 90
Se entiende por reajuste de tierras al sistema mediante el cual los propietarios de predios en un área o zona debidamente determinada, transfieren su respectivo derecho de propiedad a una   modalidad jurídicamente posible, utilice y ocupe temporalmente sus inmuebles, con el fin exclusivo de que desarrolle y lleve a cabo un plan específico de construcción, ampliación, reposición y mejoramiento de edificios y/o de infraestructura urbana básica, con la obligación, una vez concluidas las obras, de redefinir las unidades prediales y realizar las operaciones de transferencia de dominio de carácter compensatorio que sean indispensables para ese mismo efecto.
Artículo 91
Los proyectos que requieran la utilización del mecanismo de reajuste de tierras podrán ser desarrollados por grupos de propietarios asociados voluntariamente, o de manera obligatoria a través de un plan particularizado, directamente por entidades públicas o mediante formas mixtas de asociación entre el sector público y el sector privado
.Artículo 92
En cualquiera de los casos, el reajuste de tierras se encuadrará en un plan particularizado que determinará la metodología de valuación de las tierras e inmuebles aportados, la cual deberán tener en cuenta la normativa urbanística vigente antes de la delimitación del proyecto, así como los criterios de valoración de los predios resultantes, los cuales se basarán en los usos y densidades previstos en el plan particularizado.
[6] Artículo 35. Instrumentos
Para garantizar una gestión democrática de la ciudad, se deberán utilizar, entre otros, los siguientes instrumentos:
a. órganos ó instancias multiactorales formalizadas;
b. debates, audiencias y consultas públicas;
c. iniciativas populares para proyectos de normativas vinculadas a planes, programas y
proyectos de hábitat y desarrollo urbano.

sábado, 23 de noviembre de 2013

El ProCreAr y la Ley de Habitat, sinergias posibles Nación /Provincia y el rol faltante: el MUNICIPIO


El ProCreAr, es un Programa lanzado por la presidencia de la Nación que propone la entrega de 400 mil créditos hipotecarios para la construcción, ampliación, terminación y refacción de viviendas, como así también para adquirir aquellas que son construidas por el Programa a través de desarrollos urbanísticos. Tiene como meta:
  • Atender las necesidades habitacionales de los ciudadanos de todo el territorio nacional, contemplando las diferentes condiciones socioeconómicas y la multiplicidad de situaciones familiares con líneas de crédito para la construcción de viviendas particulares y desarrollos urbanísticos de alta calidad.
  • Impulsar la actividad económica a través del incentivo a la construcción de viviendas y su efecto dinamizador.
  • Generar empleo en todo el país mediante mano de obra directa e indirecta.
Sin embargo, más allá del éxito de acogida que presentaron las primeras partidas y programas específicos realizados, el impacto de esta política que constituye la más importante iniciativa nacional en vivienda desde las décadas peronistas del 45/55, necesita para consolidar objetivos tales como la Inclusión como paradigma de construcción de la sociedad del Siglo XXI, una adecuada y participativa apropiación del Territorio Urbano.

Es en este marco en el que los procesos de territorialización que han dibujado por no decir desdibujado las trazas urbanas, donde El Estado como figura regulatoria ha permanecido sin efecto sobre las operaciones de mercado en una lógica neoliberal de no intervención, la condición de exclusión urbana y segregación han reconfigurado los mosaicos territoriales, generando zonas de alta calidad de vida encapsulada entre grandes zonas desagregadas de muy baja calidad de vida , donde se reproduce la pobreza estructural.

La falta de Políticas de suelo, desde un Estado que garantice el reparto de los costos y beneficios de la ciudad es al decir del  Dr. Martim Smolka, Economista brasileño y actual Director del Instituto Lincoln de Políticas de Suelo para Latinoamérica una de las causantes principales de los círculos sinérgicos de empobrecimiento urbano, y la segregación social resultante en el continente más desigual del planeta.

En función de articular las acciones de una nueva concepción de Estado, bajo el paradigma de la Inclusión como eje al decir de la Presidenta Fernandez de Kichnner:”La Patria es el Otro”, la Ley de Acceso justo al Habitat aprobada recientemente en la Provincia e Buenos Aires, introduce a escala regional el soporte legal necesario para operar el suelo.

“El proyecto de Ley de Promoción del Hábitat Popular tiene la finalidad de cumplir con lo establecido en el Inciso 7 del Artículo 36 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, en el cual se garantiza el acceso a la vivienda única y se determina que una ley especial debe reglamentar las condiciones de ejercicio de dicha garantía. A partir de ello, su propósito es brindar un nuevo soporte conceptual, jurídico e instrumental al Gobierno Provincial y a los municipios para enfrentar los problemas de hábitat que afectan, en mayor ó menor medida, a más de 900.000 familias de la Provincia.”

La fundamentación de la Ley se basa en tres principios rectores que implican :El derecho a la ciudad y a la vivienda, la función social de la ciudad y de la propiedad y la gestión democrática de la ciudad.[1]

Estas premisas de trabajo combinadas son la base de los instrumentos de Políticas de Suelo que permiten la movilización de los inmuebles ociosos y están dirigidas básicamente a la operación de los Municipios, que son quienes detentan la autoridad sobre el Suelo y constituyen la última escala de articulación que conlleva nada menos que la gestión del territorio.

El Marco del programa ProCreAr, genera desde el Estado Nacional , las fuentes de financiamiento , serán entonces desde las escalas provinciales la apoyatura jurídica para que los Municipios ejecuten las Políticas de Suelo que reviertan los perversos mecanismos establecidos desde las décadas de gestión neoliberal de las ciudades hacia la configuración de La Ciudad Inclusiva.

Por ello esta iniciativa configura una oportunidad manifiesta para poner en marcha los objetivos planteados en la Ley del Habitat y el desarrollo de los instrumentos ofrecidos por la legislación, aptos para operar en todos los territorios municipales. Esta articulación garantiza como nunca antes en la historia del urbanismo en Argentina, que los programas de financiamiento de vivienda se orienten a la construcción de Habitat, concepto que implica Ciudad, con todo lo que deviene de la misma: transporte, infraestructura, equipamiento, simbología y pertenencia, identidad y cohesión social, participación y gobernanza.

La Instrumentación abarca un abanico de posibilidades que comprenden además las distintas operaciones urbanas según sea el grado de degradación urbana de ciertos sectores de ciudad como lo son los asentamientos marginales informales, la posibilidad de repensar toda la ciudad, en el marco de esta nueva concepción de Inclusión y conla atención puesta en las Estrategias de Desarrollo sostenible que garantice el acceso a la Ciudad para todos y todas.

Así, se establecen como herramientas, “el diseño y ejecución de un sistema de micro crédito para la mejora del hábitat de sectores populares, la obligatoriedad de la cesión de suelo con este destino vivienda en los casos de toda urbanización privada y de grandes superficies comerciales de manera de iniciar una política de redistribución social hacia los grupos más vulnerables; la facultad de expropiación contenida originalmente en la Ley No 5.396/48 actualmente vigente; la Participación de las Municipalidades en las rentas urbanas generadas por la acción urbanística, a fin de hacer más equitativo el reparto de cargas y beneficios del proceso de urbanización; la figura de los consorcios urbanísticos como fórmula de asociación público – privada dirigida a ampliar la oferta de tierra urbanizada y, con ello, facilitar el acceso al suelo para vivienda en condiciones formales y económicamente accesibles de los sectores con menores ingresos.”

A su vez, se definen “los dispositivos que fomenten y aseguren la participación de los ciudadanos y de las entidades para la defensa de sus intereses y valores, así como velar por sus derechos de información e iniciativa. Entre ellos se destaca la creación del Consejo Provincial de Vivienda y Hábitat”, siendo lo más relevante “la modificación de los Artículos 84 al 92 del Decreto-Ley Nº 8912/77 tienen la finalidad de promover la aplicación de dos herramientas de extraordinaria importancia para la gestión del hábitat popular: la creación de un régimen de castigo a los inmuebles vacantes especulativos y el mecanismo del reajuste de tierras (o englobamiento parcelario.

Este marco jurídico permite “la puesta en marcha de proyectos urbanísticos dirigidos a aumentar la oferta de diferentes soluciones habitacionales” que viabiliza operaciones interligadas, entendiendo como tales, la promoción de áreas de oportunidad en los tejidos urbanos consolidados que tengan referencia estratégica en el plan de Desarrollo de la Ciudad, convirtióndose enverdaderos focos de re-territorialización de sinergia positiva, generando el acceso al disfrute del Derecho a la Ciudad.

Por ello, la oportunidad del ProCreAr es histórica,y su implementación debiera de seguir esta lógica urbana positiva e inclusiva, el mayor problema que se suscita en la actualidad para que esto suceda es la falta de reglamentación de la Ley provincial por el ejecutivo Provincial y la falta de información del sector político y la falta de formación de capacidades del sector técnico generalizado en todos los territorios urbanos en la última escala :La Gestión Municipal.


[1] Los 3 principios rectores se apoyan en los contenidos de los pactos y acuerdos Internacionales suscriptos por la República Argentina, en la legislación más actualizada y en las declaraciones de las principales organizaciones mundiales como UN Hábitat.



Seguir por Email